Gabriel Batistuta





Jugó 78 partidos y marcó 56 goles convirtiéndose en el máximo goleador de la historia de su seleccionado dando un impresionante promedio de 0,72 anotaciones por encuentro. Es el séptimo goleador en la historia de la Copa Mundial de Fútbol y el jugador argentino que más tantos anotó (10) en sus tres participaciones (19941998 y 2002), es además considerado por muchos uno de los jugadores más populares que ha vestido la camiseta argentina.